La historia sin fin o la vida en tiempos de Covid...

Hoy escribo desde un lugarcito muy personal y con mucho cariño. Definitivamente nuestra vida está dando un giro tremendo, pienso que ni siquiera tremendos terremotos que hemos vivido aquí en la CDMX nos han sacudido tanto como ésta pandemia. Todos tenemos una manera particular de ver esta crisis y cada uno lo hacemos con ese par de anteojos que la vida nos ha dado.


Siempre he dicho que el bagage que cargamos se mide o depende de todo lo que hemos vivido, amores, pérdidas, encuentros, alegrías, en fin todo ese tonelaje de situaciones y emociones nos convierten la persona que somos y definitivamente de acuerdo a ello nuestras armaduras son más o menos resistentes. En mi caso el herrero que forjó la mía fue la muerte de mi Papá, mi héroe, mi hombre perfecto! Y gracias a esa pérdida aprendí que hasta la peor situación trae consigo bendiciones que resultan increíbles de creer. Me acuerdo muchísimo que alguna compañera de la prepa perdió a su Papá estando en la escuela y en el velorio la veía riendo y por dentro yo decía, es que el día que me pase eso seguro voy a estar hecha pedazos y sí, quizás me contuve mucho y pocos supieron que de la nada dejé de comer, fue mi manera de gritarle al mundo en silencio que necesitaba ayuda, pero esa es otra historia, el punto aquí fue todo lo que hasta hoy he descubierto de mí y de la vida gracias a la pérdida de mi Papá.


Hoy creo que esta crisis que vivimos nos está moviendo a todos de nuestro centro, afortunadamente tengo amigos de todos los estratos sociales y en cada sector veo cómo cada uno ha sido afectado de forma miserable porque no encuentro otra palabra. Gente que tenía una estabilidad económica, trabajo sólido, familia sana, negocios que iban viento en popa hoy no tienen nada de eso y sí la muerte como consecuencia final de éste virus es como la cereza del pastel. Definitivamente pienso que hoy más que nunca aquellos que agarraron armas para fortalecer su espíritu son quienes van a poder avanzar al siguiente nivel. Ésta carrera ya no es un sprint, se ha convertido en un ultra maratón que no tiene línea de meta y conforme pasa el tiempo menos cerca la podemos ver.

Mi tarea aquí ha sido compartirles herramientas que me he ido encontrando en el camino, platicar un poquito de aquellas experiencias positivas que han servido para no tirar la toalla. En casa mi marido me hablaba mucho de la sensibilidad que tengo y que quizás eso sería un detonante para no soportar un "apocalipsis zombie" y saben qué? Creo que esa misma sensibilidad me ha permitido abrirme a que existen distintos instrumentos a nuestro servicio para fortalecer el espíritu y que hoy es ahí en dónde debemos centrar nuestra atención. Estar centrado y enfocado mientras el suelo parece firme cualquiera lo hace, pero mantenernos en equilibrio mientras el suelo se va desmoronando pocos.


Deseo con todo mi corazón que cada uno de ustedes encuentre solución a todo lo que les preocupa, que la vida no tenga que sacudirlos tan fuerte para que aprendan a ser agradecidos, que no sobren lugares en casa en ésta Navidad, que lo que yo pueda compartirles sobre herramientas de ayuda les sirvan, en fin. Hoy recibí una noticia de una amiga sobreviviente de COVID que de verdad me movió y mucho y es una tristeza ver que la vida se nos puede ir en un segundo y que quizás todo eso que nos preocupa por demás son cosas que realmente no valen la pena nuestros desvelos o ansiedades. La vida nos está regalando una oportunidad de ver con distintos ojos a lo que estábamos acostumbrados y sin duda, muchos necesitan todavía más que una pandemia para abrir los ojos. No esperemos una sacudida mayor para empezar a ser agradecidos, siempre existen razones para dar gracias de que estamos vivos, tenemos salud, tenemos familia, hay gente que nos quiere, tenemos comida, en fin. Hoy mi día giró en torno a eso a nuevamente darme cuenta de que soy afortunada de poder estar en casa, escribiéndoles y deseando que ninguno pasemos por enfermedad o pérdidas. Deseo que en esta Navidad tomemos consciencia de lo que vale la pena y de lo afortunados que somos aún en estos tiempos de COVID...




12 views0 comments

©2020 DESDELARAIZ